Camino de Santiago 2018

Este año, los alumnos de 3º ESO hemos realizado el Camino  de Santiago.

El autobús vino a recogernos el día 21 de octubre a las once y media de la noche. Todos estábamos muy contentos y, aunque al principio ninguno quería dormir, tras la segunda parada el silencio ya se había apoderado del autobús.

Al llegar a Sarria, Miguel nos recibió junto a su furgoneta y nos acompañó al bar donde desayunamos un vaso de leche y bollería.  Nada más terminar, nos explicaron las diferentes etapas que nos esperaban durante aquellos intensos días y pusimos rumbo a Portomarín. Tras una agotadora jornada, llegamos al albergue y comimos unos bocadillos de jamón y queso. Después nos duchamos y estuvimos por el pueblo hasta la hora de la cena. Esa noche dormimos todos muy bien, pues estábamos realmente cansados.

Al día siguiente, nos levantaron a las 6:45 h., desayunamos en un bar del pueblo y marchamos hacia Palas de Rei, situado a 24 Km de Portomarín. Ese día comimos al llegar al albergue un bocata de chorizo con queso y un refresco. Por la tarde, nos duchamos y visitamos el pueblo, ya que dieron tiempo libre, hasta las nueve de la noche, momento en que regresamos al albergue para descansar.

El día 24 por la mañana salimos de Palas de Rei sobre las 9:00 h., tras haber desayunado unos croissants en una cafetería del pueblo.  El recorrido de este día fue el más duro, ya que anduvimos más de 30 kilómetros de duras subidas y bajadas que nos dejaron hechos polvo. Sin embargo, el esfuerzo tuvo su recompensa, ya que, a mitad de camino, paramos a comer en una pulpería, donde tomamos, como cabía de esperar, pulpo, empanadas y estofado de carne con patatas asadas. Tras ello, nos pusimos de nuevo en marcha y, sobre las 18:30 h., llegamos a Arzúa y nos alojamos en un albergue privado llamado “Vía Láctea”. En cuanto nos instalamos, nos pudimos asear y, como de costumbre, nos preparamos para salir a cenar.

El día 25 emprendimos nuestro viaje hacia Pedrouzo, lo que supuso otros 20 km de recorrido. A las siete de la mañana nos despertamos, nos vestimos y fuimos a desayunar a una cafetería cerca del albergue. A las ocho de la mañana comenzamos el camino en dirección a O Pino. Llegamos al albergue a las tres y media más o menos y una vez allí comimos. Tuvimos tiempo libre para ducharnos, comprar comida, curarnos las heridas, hacernos la cena, etc. A las 21:45 h. tuvimos que estar ya en el albergue y a las 22:30 h. nos acostamos para estar listos el día siguiente.

El último día, nos despertamos muy emocionados porque, después de llevar tantos kilómetros recorridos, por fin íbamos a conseguir nuestro objetivo: llegar a Santiago de Compostela. Aquella jornada fue diferente a las anteriores, pues, cuando quedaban cinco kilómetros para llegar a Santiago, almorzamos en un pueblo cercano y dejamos las mochilas en la furgoneta.

Finalmente, tras horas y días de sufrimiento, llegamos a Santiago. Visitamos la ciudad, compramos recuerdos y cenamos todos juntos en un restaurante.

El regreso a Madrid tuvo lugar a las 5:30 horas de la mañana y todos nuestros padres vinieron al reencuentro.

Realmente, ha sido un viaje digno de ser recordado.

Miriam B., Raquel G., Paula P. y Jimena R. (3º ESO)

Anuncios